Los de Mountain View han revelado que no tienen planes para desarrollar aplicaciones dedicadas para Windows 8 o Windows Phone 8 de sus productos empresariales como Gmail o Drive.

Clay Bavor, director de gestión de productos de Google Apps, fundamentó que la falta de interés por parte de sus clientes en los sistemas, detiene cualquier trabajo en la actualidad.

“No tenemos planes para construir aplicaciones Windows. Somos muy cuidadosos sobre dónde invertir y hacia dónde van los usuarios, pero no lo hacen hacia Windows Phone o Windows 8”, dijo.

“Si eso cambia, podríamos invertir allí, por supuesto”.

En lugar su lugar, Bavor dijo que la firma se ha comprometido a mejorar continuamente y actualizar sus productos iOS y Android.

“En 2012 hemos puesto algunas bases para realmente mejorar la experiencia de nuestras aplicaciones básicas para dispositivos móviles, tales como la adición de la edición nativa de hojas de cálculo, tanto para iOS y Android”, agregó.

“Realmente vemos esto como la primera versión de nuestra experiencia móvil, aunque, por lo que continuaremos haciendo grandes inversiones en telefonía móvil en 2013 con el objetivo de tener hermosas aplicaciones móviles”.

Google está decidido a hacer este impulso en torno a su oferta para empresas cuando la demanda de movilidad continúa en alza y el uso de sistemas de nubes se convirtió en una forma aceptada de trabajar.

“Cloud ya no es un misterio. Casi todas las empresas con las que hablamos están pasando por un cambio monumental donde todo el mundo está utilizando no sólo uno o dos dispositivos, sino a veces hasta cinco con tabletas, laptops, teléfonos inteligentes y computadores de escritorio”, dijo Bavor.

“La única manera en que realmente se puede proporcionar una experiencia de usuario que se ajusta a esto es mediante el uso de una arquitectura de nube, para que el personal pueda obtener datos de todos los dispositivos y garantizar que las aplicaciones estén al día”.

A pesar de la creciente presión a la nube, temas relacionados con la fiabilidad y la disponibilidad aún pueden causar dolores de cabeza, como ya ocurrió el lunes cuando Drive y Gmail quedaron sin conexión durante unos 30 minutos, provocando la indignación de los usuarios.

Bavor dijo que la empresa estaba “menos feliz” por la situación y que está “manos a la obra”, ya que trabajó para determinar la causa.

Más detalles en: v3