Para este descubrimiento los astrónomos se valieron del Very Large Telescope o VLT ubicado en el norte de Chile, el cual les permitió observar el quásar más potente del que se tenga registro, el cual presentó una salida de energía cinco veces más grande del conocido hasta ahora.

Los quásares son centros galácticos extremadamente brillantes alimentados por agujeros negros supermasivos, es decir, centros intensamente luminosos de galaxias distantes que funcionan con enormes agujeros negros.

Muchos lanzan enormes cantidades de material hacia fuera en sus galaxias anfitrionas y las salidas de estos juegan un papel clave en la evolución de las galaxias, pero hasta ahora, las salidas de los quásares observados no eran tan poderosas como habían predicho los teóricos, según explican desde el Observatorio Europeo Austral.

“Hemos descubierto la salida de un quásar más energética conocida hasta la fecha. El tipo de energía que se deja llevar por esta enorme masa de material expulsada a alta velocidad desde SDSS J1106 1939 es como mínimo equivalente a dos millones de millones de veces la potencia de salida del sol”, explica el jefe del equipo, Nahum Arav, del Instituto Politécnico de la Universidad de Virginia.

En este sentido, concretamente es 100 veces mayor que la potencia total de la galaxia de la Vía Láctea, “un verdadero monstruo de una salida”.

“Esta es la primera vez que un flujo de salida quasar se ha medido para tener el tipo de energías muy altas predicho por la teoría”, afirmó Arav.