La NASA acaba de informar que han encontrado agua helada y materiales orgánicos en algunas regiones del polo norte de Mercurio, gracias a las observaciones realizadas por la cápsula de exploración planetaria “Messenger”.

“Messenger” fue lanzado el año 2004 para el estudio del planeta más cercano al Sol. Con un peso de 485 kilos, esta cápsula llego a las proximidades de Mercurio el año 2008, y este entró en su órbita recién en marzo del 2011.

Desde que comenzó su misión, “Messenger” ha capturado más 100.000 fotografías, las cuales han ayudado a los científicos de la NASA a comprender este peculiar y extraño planeta.

Gracias a las observaciones previas realizadas con telescopios y radares desde la Tierra, indicaban que podría haber hielo en las áreas permanentes en sombra en los cráteres en los polos del planeta.

La cápsula desde su órbita observó nuevas áreas brillantes y oscuras definidas con su luz infrarroja en esas regiones.

A través de una conferencia de prensa, los investigadores de la NASA explicaron que gracias a los instrumentos de laser y el espectrómetro de neutrones de la cápsula del “Messenger” lograron confirmar de que si existe hielo en los cráteres del polo norte de Mercurio.

Los científicos de la NASA creen que las áreas brillantes que aparecen en las fotografías tomadas por “Messenger” representan el hielo que se encuentra cerca de la superficie de Mercurio, mientras que las oscuras corresponder a las regiones donde el hielo está cubierto por una extraña capa de material rico en componentes orgánicos.