Yves Guillemot, la máxima cabeza de la empresa detrás de títulos como Assassin’s Creed III, mostró su disconformidad por el presente que enfrenta el mundo de los videojuegos y las consolas.

Esto, ya que Guillemot mostró su preocupación por la presentación de una nueva generación de consolas para lanzar nuevas IPs y para traer mayor calidad de hardware a sus proyectos, los cuales deben sacrificar tecnología frente a las capacidades de las máquinas.

“La transición está siendo muy larga. Necesitamos nuevas consolas y el final del ciclo generalmente supone que el mercado desciende porque hay menos nuevas IPs, nuevas propiedades, así que está dañando a la industria un poco. Espero que la próxima vez el cambio se produzca más rápido”.

Guillemot aseguró que los creadores de contenidos se inspiran con un cambio a “tomar más riesgos y hacer más cosas” durante una transición.

“Todo el que toma riesgos e innova es bienvenido porque hay montones de jugadores hardcore, y algunos tíos quieren nuevas cosas, mientras que el mercado en masa está interesado en tener nuevas experiencias. No es tan consciente de lo mucho que va a cambiar su experiencia de juego, así que el comienzo de las nuevas máquinas siempre es buen momento para la innovación”.