Decir que los de Apple y Samsung se llevan bien, es como decir que los del Barcelona se aman con el Real Madrid. Esto aunque se necesiten mutuamente, ya que los de la manzana mordida obtienen bastantes suministros de Samsung y aún así se demandan. Más allá de lo anterior, ahora parece que el conflicto realmente tocó fondo con la decisión de dejar de venderles batería a los de Cupertino.

Es paradójico que Apple, dependiendo tanto de los componentes fabricados por Samsung, se empeñe tanto en demandarlos, incluso es iluso pensar que no crean que esto no afectará en nada la relación y los posibles negocios, una posibilidad que acaba de suceder, pues Samsung ya no venderá sus baterías.

Ahora, es muy probable que los de Apple ya estén fabricando sus propios suministros de piezas y partes, pero no deja de ser un golpe fuerte el hecho de que Samsung ya no les venda las baterías para el uso de sus tablets y portátiles, teniendo que recurrir como emergencia a otros dos proveedores chinos.

Con este escenario, la guerra entre ambas gigantes se vuelve aún más peligrosa, porque ya no va quedando ningún negocio que los una y que de alguna manera frene los pasos o acciones a tomar en contra de cada una. Por el momento eso sí, cabe considerar que Samsung se acerca rápidamente a Apple, pues en el último trimestre alcanzó ganancias de 7.400 millones de dólares, mientras que los de Cupertino pasaron apenas los 8000 millones de dólares.

Como siempre, sólo queda seguir esperando más capítulos de esta guerra tecnológica.

Vía Xataka Android