El colectivo de hackers anunció una campaña contra el régimen de Bashar al-Assad, el cual afectará a los sitios web del gobierno sirio, como una forma de hacer frente al bloqueo cibernético interpuesto contra la población.

Desde hace 24 horas Siria enfrenta una oscuridad informática, luego que el gobierno decidiera derribar todas la conexiones web, el cual también afectó gravemente las redes de telefonía móvil y de red fija.

La respuesta del régimen de Al-Assad es que “terroristas” fueron los responsables del bloqueo, lo cual fue rechazado por la oposición y grupos de DDHH, quienes acusan al oficialismo.

Esto, ya que los activistas contrarios al presidente sirio han usado ampliamente internet para promover su causa y publicar imágenes de ataques aéreos y de víctimas civiles.

En ausencia de una prensa libre, las redes sociales han sido utilizadas por activistas para difundir información durante el levantamiento y comunicarse con los periodistas en el extranjero.

Organizaciones de derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional, dijeron que el colapso de internet podría ser una señal de que Assad está tratando de ocultar al exterior la verdad de lo que está sucediendo en el país.