Un estudio da cuenta de los principales problemas que deben enfrentar los padres luego de haber facilitado su smartphone o su tablet a su hijo como una forma de integrarlos al mundo de la tecnología.

La investigación realizada por la empresa de seguridad Eset señala que el 27% de los progenitores ha tenido problemas personales tras prestarle su dispositivo móvil a sus hijos, quienes hacen un uso inadecuado.

Un 12,2% de los encuestados aseguró que los menores borraron datos, un 7,3% de los hijos compartió información en redes sociales desde los perfiles de sus padres y un 7,6% envió mensajes inapropiados utilizando cualquiera de las aplicaciones de comunicación.

En vista de ello, Eset llamó a los padres a proteger sus dispositivos con una contraseña o configurar su smartphone o tablet para agrupar las aplicaciones y accesos directos a estas que sólo son ocupadas por los menores.

También es conveniente contar con plataformas que cuenten con un login predeterminado para usar redes sociales y así evitar publicaciones no deseadas en Twitter o Facebook.