Somos los que comemos. La Universidad de St. Andrews ha realizado un estudio con diferentes estudiantes y ha llegado a la conclusión que comiendo más verduras y frutas no solo mejoramos nuestra salud si no nuestro aspecto físico. Además aumentar nuestra cantidad de minerales, vitaminas y fibra nos ayuda a hacer frente a diferentes patologías.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de St. Andrews en Escocia ha llegado a la conclusión de que las personas que comen más frutas y verduras tienen un color de piel más atractivo y de mejor aspecto. No solo están guapas por fuera si no por dentro, ya que ambos tipos de alimentos poseen una batería de vitaminas muy beneficiosas para el cuerpo humano.

Y es que estos investigadores han llegado a esta conclusión después de observar las variaciones que se producían en la coloración de la piel de varios estudiantes a los que se cambiaba la cantidad de fruta y verdura consumida en su dieta. Los resultados además fijaron en seis semanas solamente los cambios del color de la piel gracias a un  consumo adicional de dos porciones diarias gracias a los beneficios de los carotenoides, unos pigmentos vegetales de color rojizo.

Alimentos básicos en la pirámide nutricional

La gente que come más vegetales tiene un tono de piel dorado más sano y atractivo”, han indicado los investigadores, “nuestros resultados muestran que incluso los pequeños cambios en la dieta producen beneficios visibles en el color de la piel. Estamos muy sorprendidos de la rapidez de estos cambios”. Pese a ello, mucha gente sigue sin consumir cinco porciones al día y no cuidan lo suficiente de su salud. Estos avances en el aspecto físico podrían ser un refuerzo para ello ya que “saber que vas a mejorar tu aspecto en pocas semanas puede ser mucho más persuasivo que la promesa de una buena salud a largo plazo“, han concluido los autores.

Comer vegetales y hortalizas, combinados con otros alimentos básicos de la pirámide alimentaria como los huevos o la carne, solo reporta beneficios a la salud. Son ricos en potasio y ayudan a eliminar la retención de líquidos además de prevenir la hipertensión y la hinchazón de vientre y piernas. También al carecer de grasas y tener pocas calorías ayudan a mantener el peso y combatir la obesidad. El resultado, por tanto, es menos colesterol y triglicéridos y con ello menos patologías cardiovasculares.

Pero ahí no termina la cosa. Las verduras son ricas en minerales como hierro, zinc, fósforo, potasio, calcio, magnesio o cobre… y también en vitaminas, fibras y antioxidantes claves para mantener fuertes nuestras defensas o proteger nuestro sistema nervioso además de regular nuestro transito intestinal. No sustituyen a la energía de la carne pero son complementos claves en la dieta. Ayudan por dentro y se refleja por fuera.

Si quieres bajar de peso visita:  Bajar de peso rapido